GuidePedia

0


Hay muchas preguntas incómodas que te pueden realizar en la entrevista. Por ejemplo, si estás casada o casado, si vives en pareja y cómo eres en tu vida personal (conservador, liberal…) las preguntas que se consideran incómodas, también tienen que ver con cómo fue tu crianza, qué dinero quieres ganar o si bebes alcohol.

Incluso te podrán preguntar por la religión que sigues. Si contestas mal o de manera desairada, será un momento tenso, en el que el entrevistador analizará todo lo que digas y hagas. Para trabajos en los que haya mucha presión será una mala idea, puesto que desecharán tu candidatura, al ver que no tienes aguante ni paciencia.

Una de las mejores soluciones es que sonrías y que con amabilidad y seriedad, expongas tu opinión, contestando que esas preguntas nada tienen que ver con el puesto que se oferta, con su desempeño y con tu experiencia, además de que eso no influirá a tu trabajo. Verás cómo todo cambia.




Publicar un comentario

 
Top