GuidePedia

0
Nunca lograrás alcanzar tus objetivos financieros si guardas tu dinero debajo del colchón. Es tiempo de establecer metas e ir por ellas, invirtiendo el capital de que dispones

No hay dinero fácil, pero sí objetivos a alcanzar
El primer paso en el alineamiento de las estrategias de inversión referentes a la concreción de tus objetivos, es preguntarte cuáles son los más importantes. Formúlate las siguientes preguntas:

¿Dónde quiero estar financieramente? Tú tienes objetivos financieros. De eso no caben dudas. Éstos pueden incluir cosas que quieras comprar, seguridad en el retiro, donaciones a la caridad u cualquier otro objetivo que sea importante para ti.
¿Cómo llegaré ahí? Es útil elegir una estrategia que te permita llegar a tus metas. Ésta debería depender de si deseas proteger tu dinero, hacerlo crecer, obtener ingresos a partir del mismo o alguna combinación de las tres. Asimismo, debería incluir un lapso de tiempo específico. Según el período de tiempo que establezcas para alcanzar tus objetivos, deberás diseñar una estrategia que se amolde al este lapso específico.
¿Qué me llevará allí? Ciertas inversiones pueden ser más apropiadas que otras, o tener un mayor potencial, para ayudarte a alcanzar tus objetivos.
¿Qué podría detenerme? Dependiendo de la estrategia que hayas elegido, encontrarás riesgos específicos. Por lo tanto, debes anticipar cada uno de éstos para ver cómo pueden ser manejados (controlados y reducidos). La gran cantidad de riesgos podría indicar un error en la estrategia.
Eligiendo una estrategia de inversión
Hay tres estrategias principales relacionadas a la inversión. Si eres como muchos otros inversores, tú querrás tendrás en mente una combinación de las siguientes:

Proteger tu dinero.
Obtener un ingreso.
Ganar más dinero.
Protección

Supongamos que has ahorrado lo suficiente como para comprar una casa de contado y quieres asegurarte que tu dinero esté ahí cuando lo necesites. La mejor estrategia es depositar tu dinero en el lugar más seguro posible –equivalentes en efectivo- mientras buscas la casa adecuada para comprar. De esta forma, estás protegiendo tu dinero.

Ingresos
Supongamos que deseas un flujo regular y predecible de ingresos que acompañe a tu salario habitual. La mejor estrategia podría ser prestar tu dinero a uno o más prestatarios invirtiendo tu dinero en bonos o en bonos de fondos mutuos, y obteniendo un ingreso a partir del pago de los intereses.

Crecimiento
Supongamos que quieres pagar tanto como puedas por la educación de tus hijos. Una estrategia podría ser convirtiéndote en copropietario de algunas empresas a través de fondos mutualistas de acciones. Si las empresas van bien y las acciones de su capital incrementan su valor con el tiempo, podrías vender tus acciones y usar la ganancia para las cuotas de la educación de tus hijos.

Tres clases de activos finacieros
Existen tres clases principales de activos o tipos de productos que concuerdan con las tres estrategias principales de inversión. Si deseas emplear determinada estrategia, primero encuentra la clase de activo concordante para encontrar un buen vehículo. De esta forma, podrás eliminar rápidamente cientos de opciones y hacer el proceso mucho más fácil.

Aunque existen algunas superposiciones, en términos generales, así es como se delinea:

Estrategia


Tipo de Activo

Protección:


Efectivo:

Ingreso:


Bonos:

Crecimiento:


Acciones:

Creando un plan de asignación de activos
Los inversores, habitualmente, compran acciones como factor de crecimiento o expansión, bonos como renta, y conservan dinero o comprar valores del mercado monetario para seguridad y liquidez. Cómo dividir tu dinero entre este tipo de inversiones depende de tus objetivos individuales.

A largo plazo, una combinación de inversiones diversificadas puede resultar una inversión muy conservadora en valores del mercado dinero o billetes del tesoro, y al mismo tiempo, evitar los riesgos de un portfolio completo de acciones.

La asignación de activos, que significa encontrar el balance de acciones, bonos y equivalentes de efectivo, es fundamental para alcanzar tus objetivos financieros. De hecho, expertos han demostrado que la correcta asignación de activos representa el 90% del éxito en una inversión, mucho más que elegir el bono o la acción correcta.

Y éstas deberían ser buenas noticias para ti, porque se simplifica el proceso de inversión poniendo el foco sobre las categorías correctas, y no sobre acciones, bonos o fondos específicos dentro de cada categoría.

Tu plan no tiene que ser perfecto desde el principio. Cualquier plan de inversión, por lo general, debe ser ajustado de tanto en tanto. Por ejemplo, tus objetivos, necesidades, deseos y niveles de riesgo cambiarán con el correr de los años.

Éstos serán diferentes cuando estés listo para el retiro de lo que eran cuando te graduaste de la universidad.

EnPlenitud.com

Publicar un comentario

 
Top